Saltar al contenido →

La obesidad no es tu culpa

Éste artículo va dedicado para todas aquellas personas que tienen sobrepeso y están desanimadas. Si estás en esa situación, quiero decirte algo: la obesidad no es tu culpa.

La obesidad, en números


Como ya hablé en éste artículo, las tasas de obesidad se dispararon alrededor del año 1980 (ver imagen adjunta), tanto en adultos como en niños.

Evolución de las tasas de obesidad
Evolución de las tasas de obesidad en las últimas décadas

(Fuente)

La pregunta es:

¿será que la gente perdió masivamente la fuerza de voluntad? ¿todos al mismo tiempo?

¿O habrá algo más?

Sin dudas que hay algo más.

En el hambre intervienen un sin fin de procesos biológicos y hormonas. Y no es sólo cuestión de voluntad: la baja densidad nutricional de los alimentos modernos sumados a la hiperpalatabilidad que presentan nos provocan desórdenes hormonales y sensoriales que nos hacen comer de más. Ya lo mencioné en éste artículo y éste otro.

Quiero que entiendas que bajar de peso no es una simple cuestión de voluntad. Y te vuelvo a repetir: la obesidad no es tu culpa.

 

El problema


En primer lugar, existe una comunicación rota entre los descubrimientos de la ciencia reciente y el mensaje que recibe la gente. Prácticamente nada de lo que sale en los medios está alineado con la ciencia. Mas bien son publicidades engañosas, basadas en afirmaciones sin sustento.

En segundo lugar, existe una industria alimentaria y una industria farmacéutica cuyo interés principal es vender sus productos. Lamento decirte esto pero es así. No culpo a nadie, los negocios son negocios. Pero quiero que abras los ojos.

Comida chatarra y medicamentos
Perfecta cooperación

La industria alimentaria llenó nuestras góndolas de alimentos ultra procesados que nos engordan y nos enferman. Por su parte, la industria farmacéutica pretende ofrecer soluciones mágicas: “para cada problema, una pastilla”.

Los mensajes de la industria:

  • ¿Diabetes? -> sigue comiendo igual pero inyéctate insulina
  • ¿Hipotiroidismo? -> sigue comiendo igual pero toma levotiroxina (t4)
  • ¿Colesterol elevado? -> sigue comiendo igual pero toma estatinas

Esto no hace más que generar un círculo negativo para tu salud. Y te voy a decir una verdad que quizás te duela:

Nadie se preocupa de verdad por tu salud, salvo tú y tus allegados.

Nota: no estoy haciendo una crítica a los tratamientos ni a los logros de la medicina moderna. En casos puntuales sí puede ser necesaria la medicación. Sólo estoy haciendo una crítica al enfoque actual, que permite que la industria alimentaria saque provecho de la ignorancia de la población. Se aprovechan de un paciente que asiente y se deja en manos de los fármacos pero sin cambiar sus malos hábitos.

Estás sólo


Tanto la industria alimentaria como la farmacéutica gastan millones de dólares en publicidad y en estudios malintencionados para que sigas consumiendo sus productos.

Por ejemplo, Coca-Cola y Pepsi gastaron millones en comprar instituciones y asociaciones de salud (fuente).

La industria alimentaria nos hizo creer que lo único que importan son las calorías, y que da igual lo que comamos: sólo hay que saber moderar las porciones y hacer actividad física. Esto es falso, porque no tiene en cuenta nuestra salud hormonal ni otros planos biológicos. Y te digo algo más:

Con ese mensaje te están dejando solo. Si sufres de obesidad, la culpa ha sido tuya por no haber sabido moderarte y por no haber hecho actividad física

Las empresas se libran de todas las responsabilidades y siguen haciendo dinero a costa de tu salud.

No quiero desanimarte, si no más bien todo lo contrario.

Quiero que abras los ojos y tomes las riendas de tu vida.

 

No todo es cuestión de calorías


Los seres humanos no somos una máquina termodinámica cerrada. Es decir, no importan únicamente las calorías que consumimos y las que gastamos. Somos un sistema abierto, por lo que las leyes de la termodinámica no son directamente aplicables al ser humano. Esto ya lo mencioné en éste artículo, y lo menciona también el Dr. Julio Montero en su conferencia sobre nutrición no basada en la evidencia.

Hay algo más importante que las calorías, y son nuestras hormonas. Y te aseguro que cuidar tus hormonas es la mejor manera de evitar o revertir la obesidad.

Es necesario volver a una alimentación más natural, como la que hablo en éste artículo y éste otro para recuperar nuestra salud y luego, como consecuencia, perder peso.

Cuando se eligen bien los alimentos, nuestros ejes hormonales se regulan, las hormonas señalizadoras del hambre (grelina y peptido YY) funcionan correctamente, y nuestro ciclo hambre-saciedad se restaura. Por otro lado, se recupera la sensibilidad a la insulina y a la leptina. El aumento de la sensibilidad a la insulina mejora la absorción de nutrientes, mientras que el aumento de la sensibilidad a la leptina permite que el cerebro detecte correctamente los niveles de grasa corporal y actúe en consecuencia: ¡si tienes mucha grasa corporal, tu cerebro te va a hacer comer menos!

Es necesario dejar de lado la visión reduccionista de la nutrición actual y cambiar por completo nuestra relación con la comida.

 

Falsos expertos y autoridades


Contamos con asesoramiento de “expertos”, gimnasios, información al instante, métodos modernos de entrenamiento, e incluso información nutricional de todos los alimentos. Y aún así, todo está peor que antes.

Nuestros antepasados no sabían nada acerca de nutrición. No conocían nada acerca de las calorías, de los nutrientes, y mucho menos de ir a un gimnasio. Sin embargo tampoco conocían la obesidad, y eran mucho más fuertes y sanos que nosotros.

Cazadores-recolectores
Cazadores-recolectores

Nuestros antepasados sólo se movian y comían lo que la naturaleza les ofrecía.

Huye de los falsos expertos y de las asociaciones que dicen tener algún interés en tu salud. Es mentira. 

La solución para la obesidad es volver a unos patrones de alimentación y movimiento más naturales. Más acorde a nuestra biología humana.

 

Cómo tomar el control de tu vida


Si te gustó el artículo y quieres saber más, regístrate en el siguiente enlace y recibe una guía gratuita sobre cómo empezar a cambiar tu cuerpo. Te diré los pasos que debes seguir para cambiar tu vida.

Click aquí para obtener la guía gratuita y cambiar tu vida. Para siempre.

Además, te regalo mi nuevo libro

Publicado en Alimentación Estética Salud