Saltar al contenido →

Aprende a comer mejor en las fiestas (y otros eventos)

Dejame adivinar.

Has empezado la dieta y va todo bien, excepto cuando tienes que concurrir a un evento social (reunión de amigos, una festividad, lo que sea).

En el evento tratas de cuidarte pero te descontrolas. Te comes todo lo que está a la vista y tiras la dieta por la borda.

Luego te llenas de culpa. 

¿Te suena familiar? ¡Apuesto a que sí!

A todos nos pasa. Sólo que algunos aprendimos a cambiar nuestra mentalidad y nuestras elecciones, y poco a poco lo hemos ido superando.

En éste artículo te voy a enseñar todo lo que debes hacer para que no te vuelva a ocurrir.

Primero, prepara tu mente


Si uno se detiene a pensar, no hay un verdadero motivo para que te des un atracón en una festividad (como navidad) o cualquier otro evento social. No te aportaría ningún beneficio y no es requisito obligatorio para disfrutar el evento.

El sólo hecho de que sea un evento importante no debería impulsarte a comer hasta morir. Hay gente a la que le gusta hacer esto, pero me juego a que más de la mitad se arrepiente y no termina de disfrutar ni de la comida ni de la reunión. No dejes que ésto pase.

Debes pensar que las fiestas son motivos de reunión, no de atracón. Ve y come como un día normal.

Por supuesto que no alcanza con sólo mentalizarte: hay cosas que debes poner en práctica y te voy a enseñar cómo.

El día del evento


Come normal durante el día del evento. Idealmente come alimentos con alto contenido de proteínas, para llegar saciado a la noche.

Algunos intentan hacer ayunos o comer muy poco para “estar más libre a la noche”. A algunos le funciona ésta estrategia, pero a la mayoría no. Haber comido poco durante el día suele ser un “pase libre” para desbarrancar a la noche.

Por otro lado, siempre conviene hacer algo de actividad física previa al evento, para que nuestros músculos estén más sensibles a la insulina.

 Durante el evento: elige mejor tus alimentos


No puedo dar recomendaciones libremente porque las fiestas son eventos especiales: a veces no somos nosotros quienes tienen el control de la elección de la comida. En estos casos hay que aprender a elegir mejor dentro de las opciones que tenemos. 

Te voy a dar cuatro tips:

  1. Elige las opciones con más proteina. Por su gran capacidad saciante, conviene arrancar con platos llenos de proteínas: pollo, carne y pescado en cualquiera de sus formas, también huevos (por ejemplo: huevos rellenos)
  2. Cuanto menos elaborado esté, mejor. Si lo que vas a comer lleva una lista impresionante de ingredientes, mejor evitalo. Por regla general, suelen ser mucho más adictivos.
  3. No te pongas a prueba: si sabés que hay algo que te vuelve loco y te va a hacer comer sin parar, mejor ni te acerques. Una estrategia inteligente es evitarlo. Ponerte a prueba no tiene sentido.
  4. No abuses del alcohol. No hay mucho que aclarar al respecto. Te suma calorías innecesarias y te hará comer de más. Ni hablar del efecto tóxico del alcohol. Mi consejo es que arranques con agua y tomes sobre el final de la noche. Alguna copa de vino tinto puede ser una buena opción.

Día después del evento


Haz vida normal.

Si comiste mucho, un ayuno podría ayudarte (con saltearte el desayuno alcanza). Y hacer actividad física también.

Si desbarrancaste lo importante es no culparte. 

Cito algo que ya escribí en éste artículo sobre como superar el estancamiento en la pérdida de grasa.

  • Como mencioné en éste artículo sobre cómo cumplir tus objetivos lo importante es intentar mantenerte siempre en la línea que te llevará a lograr el objetivo, sin culparte ni preocuparte por los pequeños desvíos. Si un día comes mal, no importa, seguí comiendo bien al día siguiente. Recuperarse rápido es más importante y productivo que lamentarte o culparte.

 

  • Otro concepto que deberías tener en cuenta es que para perder grasa es necesario un balance calórico negativo a largo plazo. ¿A qué me refiero con esto? A que no importa si un día te excedes con las calorías. Nadie aumenta de peso por algún que otro día de excesos. Lo importante es el balance a largo plazo: si mantuviste un déficit de calorías a nivel global, vas a perder peso.

Para cerrar, cito una frase muy usada para las fiestas

No importa tanto lo que comes entre navidad y reyes. Importa mucho más lo que comes entre reyes y navidad.

Lo mismo aplica para cualquier otro evento. Lo realmente importante es cómo comes el 90% de tus días.

Si te resultó útil este artículo comenta aquí abajo o compártelo a tus amigos

Publicado en Alimentación

2 comentarios

  1. Jefferson Jefferson

    Excelente no sabía muchas cosas aquí dichas. Muy buena la explicación de las calorías de Diciembre a Enero.

    • Alfonso Román Zubeldia Alfonso Román Zubeldia

      Gracias Jefferson!

      Sí, no hay que perder de vista que lo que realmente importa es el balance global (a largo plazo).

      Uno o dos días de excesos no arruinan tu dieta, siempre y cuando el balance semanal (y por ende, mensual y anual) sea correcto.

      Así que estos días hay que saber disfrutarlos. Pero siempre con cabeza, como lo expliqué anteriormente.

      Si te gustan las entradas, te invito a suscribirte a la lista de correo.

      Pronto voy a lanzar una guía gratuita de cómo mejorar tu cuerpo y tu vida, y se la enviaré a mis suscriptores :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *