Saltar al contenido →

Dieta e inflamación: evita enfermedades

Ya hablé en otros artículos sobre cómo mejorar tu alimentación para ganar salud y perder grasa (parte 1, y parte 2).

En esos artículos indiqué qué alimentos deberíamos comer, y sobre todo qué alimentos deberíamos evitar.

Básicamente, se resume así:

  • Priorizar: carnes, pescados, huevos, vegetales de hojas, hortalizas, frutas, tubérculos (papa,batata), y frutos secos.
  • Reducir al máximo posible: lácteos, legumbres y cereales. Y todos sus productos derivados y/o procesados: aceites vegetales, galletas, pan, pastas, golosinas, edulcorantes, azúcar, etc (todo lo que venga en caja y tenga una marca).

La razón por la que deberíamos evitar los alimentos anteriormente mencionados está en el principio de adaptación: son alimentos muy modernos para la fisiología humana, por lo que nuestra especie no tuvo la presión selectiva suficiente para generar adaptaciones a ellos. Para entender ésto te recomiendo leer mis artículos sobre la importancia de la evolución en tu salud y tu cuerpo (parte 1, parte 2).

Por principio precautorio, éstos alimentos deberían ser evitados.

Sin embargo, en éste artículo quiero ir más allá del principio precautorio y darte un motivo muy serio por el cual deberías evitar estos alimentos modernos: la inflamación.

Alimentos modernos: inflamación y caos


La inflamación es un proceso que el cuerpo genera en respuesta a un daño (o infección). Es una respuesta vital  que comprende una secuencia de eventos programados desde la alarma a la recuperación.

Se conoce que la inflamación es un proceso autorregulado y controlado del sistema inmunitario.

Cuando el daño original permanece, o cuando las células inmunitarias se activan contínuamente, la inflamación puede volverse autosostenible y crónica.

Ésta inflamación crónica es precisamente nuestro enemigo.

Efectos de la inflamación crónica

Según éste estudio, la inflamación crónica está asociada a muchos trastornos médicos y psiquiátricos, incluyendo enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, diabetes, cáncer, enfermedades autoinmunes, esquizofrenia y depresión (estudioestudioestudioestudio)

Ésta revisión muestra una clara relación entre la inflamación y enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Éste estudio habla de el rol de la inflamación en la obesidad, al igual que éste.

La ciencia hoy está mostrando que la inflamación crónica es la madre de todas las enfermedades modernas.

¿Qué alimentos producen inflamación?

Los cereales, lácteos y legumbres. Además de todos los alimentos procesados: aceites vegetales, pastas, galletas, etc. Es decir, aquellos alimentos que nunca formaron parte de la dieta humana. ¿Te parece casualidad?

Si entendes cómo funciona la evolución, no debería extrañarte que estos alimentos generen respuestas inflamatorias en nuestro cuerpo. Éste interesante estudio concluye que la mayoría de los problemas de salud de la actualidad son causadas por la inflamación de bajo grado y crónica producida por un estilo de vida incongruente con nuestra genética.

Por su parte, éste estudio concluye que una dieta con alta cantidad de carbohidratos de alta densidad (sobre todo procesados) eleva la inflamación crónica, mientras que dieta ancestral basada en carbohidratos de menor densidad la reduce.

Cómo expliqué en éste artículo, los cereales y legumbres aportan sustancias inflamatorias que pueden terminar generando daños en la pared intestinal, lo que puede desencadenar múltiples enfermedades.

Para seguir sumando: este estudio concluye que el consumo de gliadinas (uno de los dos componentes principales del gluten) y la aglutinina de germen de trigo tiene la capacidad de generar permeabilidad intestinal y activar el sistema inmune.

Por último, éste estudio concluye que los aditivos industriales que se usan para mejorar el sabor pueden ser un factor clave en la incidencia de permeabilidad intestinal y enfermedades autoinmunes.

Inflamación y daño en la pared intestinal = enfermedades

El problema de la inflamación y el daño de la pared intestinal es realmente grave.

Cuando se daña la pared intestinal, todo el contenido del intestino puede entrar en el organismo (¡recordemos que el intestino funciona como una barrera!).

El daño de la pared intestinal con el consecuente ingreso al organismo de “cosas no deseadas” produce más inflamación, y enfermedades: principalmente alergias y otras enfermedades autoinmunes.

¿No me crees? Vamos con un ejemplo

Como ya mencioné en este artículo, los cereales y legumbres poseen inhibidores de la proteasa, una enzima que digiere las proteinas. Esto quiere decir que al comer cereales es muy probable que muchas proteínas (entre ellas, las problemáticas lectinas de los cereales) lleguen intactas al intestino.

Esto es un problema, ya que el cuerpo confunde a estas proteínas intactas como invasoras, lo que genera una respuesta inmune. Si la pared intestinal está dañada, todas estas proteinas ingresan al organismo y el sistema inmunológico responde con anticuerpos.

Estos anticuerpos están diseñados para atacar las proteínas que hemos ingerido. Sin embargo, hay un problema: muchas proteínas tienden a ser parecidas a otras proteínas de nuestro organismo.

Y ésta es la razón por la que pueden dispararse enfermedades autoinmunes:

  • Si las proteínas eran similares a las que forman el tejido de tu páncreas, por ejemplo, los anticuerpos también atacarán al páncreas (además de las otras proteínas invasoras). En este caso, podrías convertirte en un diabético tipo 1.
  • Si las proteínas se encontraban en la vaina mielínica de tu cerebro, tu cuerpo las atacaría y contraerías esclerosis múltiple. Existe un caso muy conocido, el de la Dra. Terry Wahls, que revirtió la esclerósis múltiple con una dieta cazadora-recolectora (la que recomiendo en mis blog). Acá podés ver un video con su historia.
  • Y un sin fin de ejemplos que podrían derivar en otras enfermedades. Recordemos que las proteínas tienen una función estructural en nuestro organismo ya que forman la estructura de todos nuestros tejidos.

 

Conclusiones


La inflamación es un tema complejo, que no alcanza a ser explicado en un simple artículo de un blog.

Yo solo quiero darte a vos la información para que sepas que en nutrición no da todo lo mismo, y sobre todo:

La idea de comer de todo un poco y equilibrado es errónea. Como cualquier especie, tenemos alimentos que toleramos bien, y otros alimentos que nos enferman.

Constantemente nos quieren convencer de que nuestra salud depende de comer productos que no existieron durante el 99,9% de la evolución del ser humano. Esta idea es totalmente ridícula y está causando estragos en la salud humana.

¿Qué debería comer, entonces?

Ir en contra de nuestros genes puede ser muy problemático.

En nutrición humana nadie puede asegurar nada, pero si querés reducir al máximo la posibilidad de contraer enfermedades a largo plazo, la idea más inteligente es respetar tus genes.

Ya lo mencioné muchas veces:

  • Debemos centrarnos en aquellos alimentos que estuvieron presentes durante toda la evolución del ser humano.
  • Debemos eliminar los productos modernos, sobre todo los procesados (en éste artículo hablo del impacto de la dieta moderna en la salud humana)

La base de nuestra dieta debería ser:

  • Carnes
  • Pescados
  • Huevos
  • Vegetales de hojas
  • Hortalizas
  • Frutas
  • Tubérculos
  • Frutos secos

Estos alimentos son seguros por el principio de adaptación. Nos dan todo lo que necesitamos.

Y lo más importante:

Nos dan SOLO lo que necesitamos. Ni más ni menos.

Para más detalles sobre cómo mejorar tu alimentación te recomiendo pasar por los siguientes artículos:

Mejorá tu alimentación: gana salud y perde grasa (parte 1)

Mejorá tu alimentación: gana salud y perde grasa (parte 2)

Publicado en Alimentación Salud

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *